pastel-de-chucho1.jpg

Perteneciente a la familia de las rayas, el chucho es un pez muy apreciado en la región nororiental del país. La forma más tradicional y conocida de consumirlo es como relleno de este pastel, del cual existen numerosas versiones. Aquí presentamos una de las más clásicas y sencillas.

Ingredientes (para 6-8 personas) - 1½ kgs de chucho salado - ½ taza de aceite onotado - 2 cebollas cortadas en cubitos - 1 pimentón rojo y uno verde cortados en cubitos - 6 ajíes dulces margariteños cortados en cubitos - 3 tallos de cebollín picaditos - 1 cucharada de ajo machacado - 2 cucharadas de cilantro picadito - 4 plátanos bien maduros - 300 grs de queso blanco duro rallado - 6 huevos bien batidos - 1 taza de melado de papelón - Sal y pimienta al gusto.

pastel-de-chucho.jpg

Preparación 1. Con un día de anticipación, se sumerge el chucho en agua abundante, cambiándola cuatro veces. Se cuela. Se sancocha en agua nueva a fuego alto durante media hora o hasta que ablande. Se retira del fuego, se cuela, se deja enfriar y se desmenuza en trozos medianos. 2. En una sartén se sofríen en el aceite onotado, en este orden: la cebolla, el pimentón, el ají, el ajo y el cebollín. Se revuelve bien y, sin dejar que doren los ingredientes, se agrega el pescado desmenuzado y se cocina a fuego medio durante unos 15 minutos, hasta obtener un guiso de contextura media (ni muy seco ni muy aguado). Se le añade el cilantro, pimienta negra recién molida, se mezcla bien y se retira del fuego. Se rectifica la sal. 3. Se cortan los plátanos longitudinalmente en tajadas y se fríen por ambos lados en aceite neutro bien caliente. Se escurren en papel absorbente y se reservan. 4. En un molde refractario enmantequillado, se coloca una capa de tajadas, otra de queso blanco rallado y otra capa de huevo batido. 5. Se pone una capa del guiso de chucho, otra de tajadas, otra de queso y una de melado de papelón. Se repite el proceso hasta llegar al tope del molde y se finaliza con el resto del huevo batido y una última capa de queso. 6. Se lleva el pastel a un horno precalentado a 300 ºC durante 20 minutos o hasta que el queso gratine.

Aunque la mayoría de las personas gustan de comer este pastel con arroz, lo ideal es acompañarlo con una ensalada fresca aderezada con una vinagreta tradicional (sugerencia: ensalada verde con trocitos de tomate margariteño y aceitunas negras)

Fuente: Guía práctica cocinar a la venezolana

 

Regresar al inicio